Los 7 principios del diseño
5 (100%) 1 voto

El diseño se diferencia del arte en que tiene que tener un propósito. Visualmente, esta funcionalidad se interpreta asegurándose de que una imagen tenga un centro de atención, un punto de enfoque. Los principios del diseño son las reglas que un diseñador debe seguir para crear una composición efectiva que transmita limpiamente un mensaje a su audiencia.

Tal vez estés pensando: “Pensaba que el diseño se trataba de creatividad…”. Si eres un emprendedor o diseñador que acaba de empezar, puede que te sientas tentado de volverte loco y combinar los primeros cinco tipos de letra y colores que llamen tu atención, creyendo que estás creando algo nuevo y fresco. Te encontrarás probablemente con un diseño que sea confuso, inacabado, o bien, simplemente feo y plano.

El diseño gráfico, como cualquier disciplina, se adhiere a reglas estrictas que trabajan bajo la superficie para hacer que el trabajo sea estable y equilibrado. Si el trabajo carece de ese equilibrio, será débil e ineficaz.

Este artículo te llevará a través de 7 principios básicos de diseño que harán que tu próximo proyecto destaque.

Enfasis

Digamos que estás creando un cartel para un concierto. Debes preguntarte: ¿Cuál es la primera pieza de información que mi audiencia necesita saber?, ¿Es la banda?, ¿O el lugar del concierto?, ¿Qué pasa con el día y el coste de asistir?.

Haz un contorno mental. Deja que tu cerebro organice la información y luego diseña tu diseño de una manera que comunique ese orden. Si el nombre de la banda es la información más esencial, colócalo en el centro o conviértelo en el elemento más grande del cartel. O podrías destacarlo con un tipo de letra más llamativo. Aprende sobre la teoría del color y usa combinaciones de colores fuertes para hacer que el nombre de la banda aparezca.

Al igual que escribir sin un esquema o construir sin un plano, si empiezas tu composición sin una idea clara de lo que estás tratando de comunicar, tu diseño no tendrá éxito.

Balance y alineación

Nunca olvides que cada elemento que pones en una página tiene un peso. El peso puede provenir del color, tamaño o textura. Del mismo modo que no pondrías todos tus muebles en un rincón de una habitación, no puedes amontonar todos tus elementos pesados en un área de tu composición. Sin equilibrio, tu audiencia sentirá como si su ojo se deslizara fuera de la página.

El diseño simétrico crea equilibrio a través de elementos de igual peso alineados a ambos lados de una línea central. Por otro lado, el diseño asimétrico utiliza pesos opuestos (como contrastar un elemento grande con varios elementos más pequeños) para crear una composición que no es uniforme, pero que todavía tiene equilibrio.

Los diseños simétricos son siempre agradables, pero aburridos en algunas ocasiones. Los diseños asimétricos son más atrevidos y pueden aportar un verdadero interés visual y movimiento.

Contraste

Contraste es lo que la gente quiere decir cuando dicen que un diseño “explota”. Se aleja de la página y se queda en tu memoria. El contraste crea espacio y diferencia entre los elementos de su diseño. Su fondo debe ser significativamente diferente del color de sus elementos para que funcionen armoniosamente juntos y sean legibles.

Si planeas trabajar con tipos, entender el contraste es increíblemente esencial porque significa que el peso y el tamaño de tu tipo están equilibrados. ¿Cómo sabrá tu audiencia qué es lo más importante si todo está en negrita?.

A medida que busques ejemplos de diseño realmente fuerte y efectivo, notarás que la mayoría de los diseños sólo incluyen uno o dos tipos de letra. Esto se debe a que el contraste puede lograrse de manera efectiva con dos fuentes fuertes (o incluso un tipo de letra fuerte en diferentes pesos). A medida que agregas fuentes, se diluye y confunde el propósito de tu diseño.

Repetición

Si te limitas a dos tipos de letra fuertes o tres colores fuertes, pronto te darás cuenta de que tendrás que repetir algunas cosas. ¡Eso está bien!. A menudo se dice que la repetición unifica y fortalece un diseño. Si sólo hay una cosa en el póster de tu banda que está en cursiva sans-serif azul, se puede leer como un error. Si tres cosas están en cursiva sans-serif azul, has creado un motivo y vuelves a tener el control de tu diseño.

La repetición puede ser importante más allá de un producto impreso. El diseño actual de los envases está fuertemente abrazando hermosos patrones ilustrados. Cualquiera que piense en una startup sabe que una de las primeras cosas que necesita es un logotipo fuerte que aparezca en su sitio web, tarjetas de visita, medios sociales y mucho más. ¿Identidad de marca? Otro término para la repetición.

Proporción

La proporción es el tamaño visual y el peso de los elementos en una composición y cómo se relacionan entre sí. A menudo ayuda enfocar su diseño por secciones, en lugar de como un todo.

Agrupar los elementos relacionados puede darles importancia en un tamaño más pequeño: piensa en un cuadro en la parte inferior de su póster para obtener información sobre entradas o en una barra lateral de un sitio web para una barra de búsqueda. La proporción sólo se puede lograr si todos los elementos de tu diseño son de buen tamaño y están bien colocados. Una vez que domines la alineación, el equilibrio y el contraste, la proporción debe emerger orgánicamente.

Movimiento

Volviendo a nuestro póster del concierto. Si decidieras que la banda es la información más importante de la página y que el lugar de reunión es el segundo, ¿cómo lo comunicarías a tu público?

El movimiento es el control de los elementos de una composición para que el ojo se mueva de uno a otro y la información se comunique adecuadamente a tu audiencia. El movimiento crea la historia o la narración de tu trabajo: una banda está tocando, es en este lugar, es en este momento, así es como consigues las entradas. Los elementos anteriores, especialmente el equilibrio, la alineación y el contraste, trabajarán hacia ese objetivo, pero sin el movimiento adecuado, tu diseño será fallido.

Si miras tu diseño y sientes que tu ojo se “atasca” en cualquier parte de él, un elemento es demasiado grande, demasiado audaz, ligeramente descentrado, no es un color complementario… Regresa y ajusta hasta que todo esté en armonía.

Espacio en blanco

Todos los otros elementos tienen que ver con lo que has agregado a tu diseño. El espacio en blanco (o espacio negativo) es el único que se ocupa específicamente de lo que no se añade. El espacio en blanco es exactamente eso: la página en blanco alrededor de los elementos de tu composición. Para los diseñadores principiantes puede ser una zona peligrosa. A menudo, el simple hecho de dar a una composición más espacio para respirar puede mejorarla de mediocre a exitosa.

El espacio en blanco no está ahí sentado sin hacer nada, sino creando jerarquía y organización. Nuestros cerebros asocian naturalmente un amplio espacio blanco alrededor de un elemento con importancia y lujo. Nos dice a los ojos que los objetos de una región están agrupados por separado de los objetos de otras regiones.

Aún más emocionante, puede comunicar una imagen o idea completamente diferente de su diseño principal que recompensará a su audiencia por involucrarse con él. El logo de arriba utiliza un espacio negativo activo para comunicar múltiples ideas en un diseño divertido y creativo.